viernes, 2 de diciembre de 2016

Análisis médicos

Esta mañana de la cama brinqué al laboratorio para hacerme unos análisis clínicos de rutina. Es una operación para mí harto complicada porque no puedo salir de casa sin antes haberme tomado un café. Ha de ser doble, con un poquito de leche. Y es una cosa que hago automáticamente: me levanto y como un zombie voy directamente a la cocina a prepararlo. 

Llevaba días intentando ir al laboratorio pero cuando me daba cuenta ya me había tomado de manera automática el café y el potito de yogur ese para controlar el colesterol. Así que hoy pasé directamente de la cama a los vaqueros y a la calle. Dudé, de hecho, si de plano irme así, embutida en mi pijama rosa de invierno que es de una tela casi de peluche y cuya parte de arriba dice: "soy el alma de la siesta" -genial obsequio de mi mamá-, pero, aunque estaba un poco dormida, el pudor no me lo permitió. ¿Y si en el camino me encuentro a alguien y yo en esas fachas? 

Total, como sólo iba a salir un momento -el laboratorio está cerca de casa-, dejé las puertas abiertas de par en par. No las de la calle, sino las propias de la casa que quedan regularmente vedadas para la cuadrúpeda que también vive conmigo. 

Llegué al laboratorio y me dijeron: uy, no trae la muestra de orina. Y yo dije: pues no pasa nada, se la doy ahora mismo. La señora que me atiende contestó, bueno, pero es que tiene que ser la primera del día. Ningún problema, le dije yo, lo será. Las tres personas que había ahí en ese momento cerca del mostrador voltearon a mirarme con incredulidad. Y hasta una exclamó: ¡caray, yo lo primero que hago al levantarme es hacer pis! Y en coro todo el mundo: yo también, yo también, yo también. Sí, concluyó el médico, todos lo hacemos. 

Y en fin, tuve que ventilar públicamente eso de que, bueno sí, yo también me levanto y hago pis, pero vivo cerca, brinqué de la cama directamente para acá, no puedo salir a la calle sin antes tomarme un café doble con leche, cuando me doy cuenta ya me lo tomé, etc.

Y entonces el médico me extendió un frasquito diminuto de plástico: tenga, allí está el baño. Ajá. A esas horas. Y sin café. ¿Y si no le atino al agujerito del frasquito? ¿Y si me meo la mano? ¿Y si se desborda? ¿Será una cantidad suficiente? Ay, ¡qué bonito color! Ains, está caliente. 

Total, salí con mi humillante frasquito, caliente y dorado. Se lo entregué. Y sí, era suficiente. De la temperatura y del color, no comentó nada.Y pasamos a las agujas. Yo prefiero no mirar, así como que no me entero y ni me duele. 

Firmé los papeles, dí mi correo electrónico (qué maravilla, envían los resultados por email) y volví a casa para empezar el día de manera decente con un café, doble, con un chorrito de leche. Y un buen baño. 

Llegué, pues, a casa. Habían pasado 15 minutos, no más, desde que salí. Y en ese pequeño lapso, a Trufa le dio tiempo de destruir 3 bolsas de plástico, que encontró en tres habitaciones distintas, y desparramar y mordisquear su contenido. Y de comerse, porqué no, si el día va de análisis, los flamantes resultados de mis mamografías.

lunes, 31 de octubre de 2016

Ofrenda perruna


Había en la ofrenda de casa un par de golosinas sabor a cordero para Guinness y para los otros perritos que me han acompañado a lo largo de mi vida y que han partido al más allá. 

Y digo había porque esta mañana, mientras yo estaba en la oficina, Trufa, sin ningún reparo ni respeto a los difuntos, se las zampó.

domingo, 30 de octubre de 2016

Esto no puede seguir así

- Esto no puede seguir así. Tenés que decidirte. O vamos al parque o vamos a la casa. ¿Qué querés?
- ...
- Yo voy con vos a donde querás. ¡Pero decidíte de una vez! Yo lo que no quiero es estar dando vueltas.
-...
- Dale, vamos al parque.
-...
- ¿A la casa? Vamos a la casa, pero esto no puede continuar así. ¿Me entendés?
- ...
- ¿Querés ir en moto?

Me asomo con curiosidad por la ventana y veo a una niña pequeñita, de pañales, subiendo con dificultad a una moto de plástico rosita.

jueves, 20 de octubre de 2016

Jinete sin cabeza


Un jinete sin cabeza, a lomos de un hermoso caballo de bronce, se exhibe en la explanada del Born, en Barcelona. 

Cada día, desde que llegó a instalarse ahí, amanece con alguna nueva ornamentación: huevos estrellados y escurridos, tomates, manchas de pintura, muñecas hinchables, banderas esteladas y moscas despistadas -o no-. 

Hoy amaneció decorado con una auténtica cabeza de cerdo. 

Habría que ir a buscar la cabeza perdida de aquel jinete (dicen que se llamaba Francisco), quizá está por ahí coronando el cuerpo, también decapitado, del marrano en cuestión.

viernes, 16 de septiembre de 2016

Cabeza olmeca


Cada vez que paso por el rectorado de la UPC y me encuentro con ella, me da un vuelco el corazón...

domingo, 11 de septiembre de 2016

13 años

13 años exactos han pasado desde que empaqué lo "indispensable" -eran 6 maletas llenas de cosas imprescindibles y, por supuesto, otros tiempos- y crucé el charco con mi carnala para vivir y estudiar en una ciudad desconocida para mí, bien lejos de la que me vio nacer y a la que echo de menos todos los días. Siempre pienso en qué hora será allá - a estas alturas es un cálculo inmediato-, pienso en qué estarán haciendo mis seres queridos, si se estarán preparando para ir al trabajo o si estarán a punto de irse a la cama. Si saldrán corriendo en camisón porque un sismo se dejó venir como siempre sin avisar. Imagino a su tráfico y sus gentes -que no son pocas-, sus tardes de lluvia, sus amaneceres, su luz, sus puestos de comida en cada esquina y sus desastres de tráfico. Extraño con frecuencia a esa ciudad caótica pero siempre viva, con sus 24 horas en constante movimiento.

Y después de trece años, poniéndole los cuernos con esta otra ciudad, sigue la cosa igual pero no. La ciudad desconocida de aquél tiempo es ahora también mía. Si estoy del otro lado del mar, en mi México querido, la operación es a la inversa. Calculo la hora que será en Barcelona, evoco sus olores y a sus gentes. A su comida y a su mar. Y pienso en los seres queridos que acá también me esperan.

Y así pues,con esos trece años a cuestas, hoy puedo decir que no hay marcha atrás. Que ya no soy sólo de un sitio. Allá hablo raro, acá también. Y así será, desde aquél día en que arrastré esas 6 maletas, ante el asombro de las personas que nos vieron salir del aeropuerto con tanta chunche, hasta el fin de mis días. 

Hoy ya sé que será así: andaré para siempre por la vida con el corazón partido en dos. Y apechugando.

viernes, 2 de septiembre de 2016

La patria y el mequetrefe


El copete no se le cae nunca, pero cuando presentó su tesis de licenciatura se le cayeron casi todas las comillas en la imprenta, dice. Esa noche, la persona de la limpieza habrá llenado una bolsa entera de esos caracteres (eran muchísimos) y, presumiblemente, los echó a la basura. 

Con el tiempo a ese mequetrefe se le han ido cayendo cosas cada vez más escandalosas. 

Hace unos días, y ya siendo presidente de su país, se le cayó la dignidad -todita, entera, no quedó nada-, de esa poquita que le quedaba (aunque, francamente, la verdad es que de eso siempre tuvo bien poco). 

Mira que decir "fue una mala interpretación", el payaso ese, "no quería decir lo que dijo", ¿verdad que no, Mr. Trump? ¿Cómo pensar que alguien que llamó "violadores y delincuentes" a tus compatriotas, en realidad te está diciendo "querido vecino, construyamos juntos una relación de bienestar"? 

El copete, ese sí sigue intacto, pero la patria...

martes, 26 de julio de 2016

Trufa


Nació en Cheste, Valencia, justo un día como hoy hace exactamente dos años. Su madre era una perra hermosa, igualita a nuestra adorada Guinness que, además de bella, era muy lista. Por eso, sin dudarlo ni un instante, decidimos adoptar a uno de sus cachorros. Y hasta allá fuimos, a Cheste (qué nombre más gracioso), habiendo pasado un mes de que habían nacido. El dueño nos entregó una pelotita negra y tímida a la que le pusimos Trufa. 

Se ve que salió al padre, porque de lista no tiene ni un pelo. Ni uno. La timidez no solo no se le ha quitado sino que va in crescendo (le teme desde a todas las visitas -sin discriminar a nadie- hasta a los inofensivos contenedores de basura -a los que tampoco discrimina). Ladra como una descosida por cualquier cosa. Y de vez en cuando cambia su dieta de pienso duro por libros de Almudena Grandes (de preferencia que no hayamos leído aún), zapatistas de tela de lana, figuras de Hugo Chávez - en traje de deporte o militar, tampoco discrimina, le gustan con cualquier atuendo- , café en grano, corchos de vino, plantas (tanto de espinas como sin -tampoco discrimina), chanclas de Blue Demon (las favoritas de su dueña), guaraches mexicanos, vacas de cartón (de preferencia sin terminar), billetes de 10 euros, escobas y muñecas de trapo. 

Ha tardado casi dos años pero ya nos trae la pelota. Y a veces, si le da la gana, va a buscarla cuando se la lanzas. 

Le gusta chupar pies humanos cuando hace calor, de preferencia los míos. Y, pasadas las 10 de la noche, revolcarse en el sofá mientras se persigue la cola, eso sí, procurando tapar toda la pantalla de la televisión, sobre todo si estoy viendo mi serie favorita. 

En invierno le gusta dormir de cucharita y en verano a los pies de la cama, que se está más fresquita. 
¡Salud! por la Trufa que hoy cumple dos años.

sábado, 9 de julio de 2016

La Bruja del 71

A estas alturas ya sabrán que más o menos cada día reviso las efemérides y me sumerjo, con gran placer, en las vidas ajenas. Así descubro a personajes interesantísimos que a lo largo de la historia han ido dejando huella en este mundo. 

Hoy encontré la biografía de Angelines Fernández, una mujer que nació en España el 9 de julio de 1922 y que con 25 años tuvo que poner pies en polvorosa y dejar su país pues colaboraba con las guerrillas en contra del dictador Francisco Franco. Así fue como llegó a México en 1947 y se convirtió en actriz. 

Hoy todo el mundo la recuerda por haber personificado durante muchos años a la famosa "Bruja del 71" del Chavo del 8. 

No cabe duda, Televisa siempre lo enfanga todo.

miércoles, 22 de junio de 2016

De asociaciones y trepas

- No, si lo que hay que hacer es dar unas limosnitas. Así, a diestra y siniestra, pero sólo de vez en cuando ¿eh? cuando nos apetezca, nomás para sentir lo buenitos que somos. Ya con eso armamos un país lindo, la gente a la que le dimos la migajita nos adora, además de que tendremos séquitos detrás con la mano extendida. Esperando siempre. Desesperados. Mientras tanto nosotros seguimos robando, abusando de las buenas voluntades, llenándonos los bolsillos. Trepando. Así, codo a codo, con gente corrupta, manchada de sangre. Lo que hagan para sacar sus recursos no nos importa. Si, total, también nos toca mochada. Para qué hacerle ascos. No tenemos escrúpulos, ni vergüenza. Lo que importa es que los negocios fluyan. Que nos dejen dinero. Que nos den cargos. Que nos den poder.
Y así este mundo.
El otro día, resolviendo el crucigrama dominical vi que la palabra 10 vertical era: "persona que sólo destaca porque está trepando". La respuesta era "mediocre".

A mí se me ocurrieron algunos nombres que poner ahí, con apellidos y todo, pero no me cupieron.

miércoles, 15 de junio de 2016

Brújula


Cenando en buena compañía, distraída y feliz, unos taquitos de cochinita, de lengua y de otras cosas sanísimas y suculentas, no me di cuenta de la hora y el metro cerró. Nada grave si se es una persona normal, con la brújula en su sitio y bien calibrada. En mi caso esa brújula o no existe u opera de una forma misteriosa que hace que siempre vaya yo al revés de a donde quiero/debo ir. Lo tengo asumido. Así que crucé la calle, haciendo caso omiso de mi brújula loca, y esperé al autobús nocturno. A lo lejos lo vi venir y me dije, qué suerte la mía, ese N2 es el que me lleva justo a la casa.

Hice la parada y me subí orgullosa, había además un asiento libre. 

Me senté frente a dos chicos en shorts de piernas re peludas, no demasiado interesantes. Saqué el teléfono y me puse a curiosear los mensajes que tenía. Pasó un tiempo, no mucho, miré por la ventanilla y no reconocí lo que había a mi alrededor. ¡Qué raro! Esto no es la Gran Vía. Me levanté alarmada aunque disimulando. No, no es la Gran Vía. Me bajé. El autobús se alejó y alcancé a ver, aún con mis ojos miopes, que había bajado del autobús N12, no del N2. Observé el terreno, estaba en una rotonda/glorieta, a la que sí reconozco, pero a la que llegan al menos 5 avenidas. Carajo, ¿cuál es la que me lleva a casa?

Leyendo los nombres de las calles - ¿por qué no todas las calles tienen el pinche nombre en la esquina?- encontré la mía. 

Y eché a andar hacia casa. Ni un alma por la calle, pero todo sereno. Al fin y al cabo después de tremendo atracón no hace daño caminar. Venía riendo al recordar un meme que había visto, y que suscribo con alegría, que decía algo así como: soy partidario del equilibrio entre el gym y el ñam. 
Tras media hora de agradable paseo llegué a casa. Sólo para descubrir que no traía llaves.

Cirque du Soleil

El Cirque du Soleil me fascina. Nunca un circo había conseguido emocionarme hasta las lágrimas. Recuerdo con especial cariño el espectáculo "Alegría" que fue el primero que pude disfrutar gracias a la generosidad de mi mamá que se mochó con las entradas. Fue una experiencia increíble. Mágica. Nunca un payaso había conseguido tocarme el corazón como aquella vez. Era un payaso triste y melancólico pero entrañable. El resto del espectáculo fue tan hermoso que lloré a lágrima viva ante su belleza sin igual.
En fin, que el Circo del Sol es maravilloso. Qué bueno que existe, lo malo es que está al alcance de muy pocos. Es un espectáculo que, entre su gran calidad, el cuidado de todos los detalles y la inmensa cantidad de gente que participa en él, resulta bastante oneroso. Una entrada sale en un ojo de la cara o, incluso, en los dos (aunque sea en gallera).

Hasta ahí todo más o menos bien. Lo que ya me parece obsceno es que el gobierno mexicano se gaste, del dinero público y según fuentes periodísticas, la indecente suma de 119.8 millones de pesos anuales - (47.4 millones de dólares, distribuidos a lo largo de 5 años) - para desarrollar un espectáculo inspirado en México, que recorrerá distintas ciudades del mundo como parte de la cartera de proyectos del Cirque du Soleil y hasta 2023.
Esa cantidad anual es 4.7 veces mayor que el presupuesto del Programa de Desarrollo Cultural y tres veces más que el plan Fomento a Proyectos de Coinversión Culturales, del 2016 en todo el país.
En todas esas ciudades, que tendrán la fortuna de que el circo se presente, el precio de la entrada seguirá costando, seguramente, ojos de la cara. Con suerte les dejará instalado, en sus cuerpos emocionados y sensibles, el gusanito subliminal que les conmine a visitar y a conocer la hermosura de México y, cuando finalmente lo hagan, se dejen las perlas de la virgen, que ya no los ojos, pues ya los habrán dejado abonados en otro sitio.
Negocio redondo. Pero...¿para quiénes? O es que ¿a los mexicanos nos dejarán ver el espectáculo gratis? ¿O será gratis para todo el mundo con tal de que el gusanito aquél desate un torrente de deseo y así México reciba a millones de turistas adinerados?

sábado, 4 de junio de 2016

Inmenso mar



El sol brillaba en sus ojos inmóviles.
El hombre lo sacó del agua tomándolo de uno de sus pequeños brazos.
Lo estrechó contra sí para darle calor y empezó a cantarle una nana.
Era sólo un bebé a la deriva.
Lejos de la guerra y del hambre pero ahogado en el inmenso mar de nuestra indiferencia.

viernes, 3 de junio de 2016

Cucú

A mi abuelo
En la blanca pared del comedor de su casa había un cucú. A mí me parecía una máquina mágica y fascinante: era un reloj habitado por un pajarito diminuto. Me lo imaginaba todo el tiempo trabajando, sin detenerse ni un segundo, pues perdería el hilo del tiempo. Ese bichito no paraba nunca, ni de día ni de noche. Cada media hora, religiosamente, aquel pajarito abría la puertecita de su casa para asomarse a saludar y para, sobretodo, piarle la hora exacta a quien estuviera cerca. 

Hace tiempo que esa maquinaria fascinante dejó de funcionar. El pajarito, un buen día, dejó de asormarse a la puerta de su casa. Quizá dejó de hacerlo porque mi abuelo ya no estaba más para escucharlo cantar.

Ese cucú ya no cuenta las horas, ni los años. Ni siquiera sé si aquél incansable pajarito sigue detrás de aquella puertecita. 

Pero yo sí recuerdo, con total precisión y con todo el cariño, que si su tiempo tampoco se hubiera detenido hace exactamente 29 años, mi querido abuelo estaría celebrando hoy su cumpleaños número 106.

jueves, 26 de mayo de 2016

El pito de Mancera



Para ponerle freno al acoso, al jefe de gobierno de la Ciudad de México se le ha ocurrido una brillante y sonora estrategia: regalar a las mujeres un pito rosa, marca ACME. 


El chiste se cuenta solo.

lunes, 25 de abril de 2016

Barcelona et l'amour


El pasado sábado 23 de abril una pareja exhibió su fogosidad en público, concretamente, en el metro de Barcelona. La empresa de transportes sitúa la coyunda en un banco del andén de la parada Liceu alrededor de las 23:55 horas. Una usuaria indignada grabó el calentón y subió el video a las redes sociales por las que se difundió como la espuma. Así mismo, la compañía de transportes tiene la grabación completa de la cópula y la facilitó a la policía catalana para que proceda a identificar a los infractores. Verán si fue un montaje tipo "performance reinvindicativo" o no. ¿Cómo van a confirmar eso? ¿Les van a preguntar cuando los localicen? Hey, ¿qué tal el acto? ¿Fue con final feliz? ¿O nomás fue un arrimoncito?. En todo caso, les caerá una multa de entre 30 y 270 euros y hay quien habla hasta de 6 mil. 

Cuentan también que algunos pasajeros que pasaron a su lado echaron porras: "Uno, dos. Olé. Marquemos el ritmo". Algunos abogan por ellos: "mejor que echen un polvito a que nos roben la cartera"...Otros más dicen entender ahora el concepto de "metrosexual". Uno ya ofreció ideas para nombrar a la criatura resultante: Al nen li podrien dir Liceu i si nena Andana; mientras otros se cuestionan: ¿Somos personas o conejos? Algunos más exigen preservativos disponibles y gratuitos en todas las entradas del metro. Y un portal de noticias ya editó el video con música y todo: "Barcelona et l'amour" lo tituló. 

Y así...de estos polvos vienen los lodos de la prensa de hoy...

jueves, 21 de abril de 2016

Monjas

- Esa monja es un poco rara. 
- Y sí. Hay algunas monjas muy buenas personas, pero hay otras que...¡tú tienes de monja lo que yo! Esta es mexicana. Ojito. A título orientativo te lo digo, como ya hemos tenido de todo. Hay que controlar los nervios, que si no, te pueden destrozar los órganos. ¿Tú has visto qué día hace? ¡Qué día más tonto! Esta mañana fresquito y ahora hace calor. ¡Mira qué sol! ¡Estoy achicharrá!
- ¿Y la Antonia?
- Ella es educada, pero se pasa un poco. Se cree que ha de tener mayordomo. Está impedida, la pobre.
- Ah, ¿pero no anda?
- No, ¿no ves que siempre anda ahí con ella su marido ayudándola en todo?
- ¿Es su marido? ¿Y qué hacen ahí juntos los dos metidos en la residencia?
- Son viudos los dos y se conocieron ya ahí, con las monjas. Se casaron ahí a la vuelta, en la iglesia de Pedralbes. 
- Anda, ¡qué interesante! Pero él es muy joven, ¿no? ¿Qué hace en la residencia?
- Él está mejor conservado que ella, sí. Pero es mayor. Tiene un hijo solo. Y los dos enviudaron. Y ya se sabe, acabaron ahí.

Las dos mujeres se levantaron de sus asientos, tomaron sus historias, sus paraguas y sus bolsos y, desgraciadamente, se bajaron del autobús...

viernes, 15 de abril de 2016

15 de abril

El 15 de abril es el día en el que al mundo le nació el gran Leonardo (da Vinci en 1452). Seis años antes, y el mismo día, el arquitecto y escultor renacentista Filippo Brunelleschi murió. 

En la misma fecha y siglos más tarde nació otro brillante Leonardo (uno de los más grandes y prolíficos matemáticos de todos los tiempos: Leonhard Euler, en 1707). Y en la que, casi 200 años más tarde, vio la luz la talentosa Bessie Smith, la llamada Emperatriz del blues (en 1894). 

Se ve que al entrar el siglo XX algo se torció porque es el día en el que el Titanic se partió en dos en 1912 (murieron 1517 personas). Y es también el fatídico día en el que una avioneta, pilotada por el Capitán Cruz, se cayó en Mérida, Yucatán, en 1957. Ese capitán no era otro sino el ídolo de masas Pedrito Infante abandonando este mundo para siempre (O no, ¡Pedro Infante vive! - Grita el coro enardecido). También es el día en que murieron los escritores César Vallejo (1938) y Jean Paul Sartre (1980). Y en 1990, mientras nacía la actriz Emma Watson, Greta Garbo cerraba los ojos para siempre. 

Curioso.

jueves, 31 de marzo de 2016

Ombú

Caminando por Alicante me encontré un árbol alucinante, como de cuento. Seguro que mientras nadie lo mira se arranca a caminar.

miércoles, 30 de marzo de 2016

Cachorra del Imperio


Yo tenía dos muñecos de barro decorando la estantería de libros. Uno era un Hugo Chávez en traje de militar. Otro en "chandal" con la bandera venezolana, ese que le gustaba tanto. 

Hoy al llegar a casa el del "chandal" había perdido la cabeza. Del del traje militar sólo pude localizar las piernas. 

¿Alguien quiere adoptar a una perrita? Es muy cariñosa. Bolivariana, eso sí, no es. Claramente. 

Razón aquí.

jueves, 17 de marzo de 2016

Leo


Pantalón pitillo. Camisa sin mangas. Brazos llenos de tatuajes. Gorra de policía. Ojos mapacheados. Guitarra en mano. En todo el cuerpo eso que llaman "actitud". El hombre era todo un espectáculo. Lástima que la imagen no tenga sonido. Cantaba una canción punk, re punk, que decía: "carne de hippie, maldita, podrida" una y otra y otra vez, mientras la mayoría de pasajeros escuchaba y miraba entre el pasmo y el terror. Algunos más sonreíamos. 

No llegué a saber si la canción decía algo todavía más profundo pues llegué a mi destino y tuve que abandonar el vagón...

jueves, 10 de marzo de 2016

Perra vida


Caminando de regreso a casa me encontré a la vecina de enfrente. Vive en un tercer piso y desde su balcón tiene una vista preferencial hacia la terraza de casa. Disfrutó hace tiempo, y me lo contó feliz, la batalla de Trufa contra la escoba (que ganó ella, evidentemente). Otro día rió a carcajadas cuando la batalla no fue contra una inane escoba sino contra todas las macetas y sus pobres habitantes. Esa guerra también la ganó ella. Y la sigue ganando. 

Hoy, la señora de enfrente, sonrió a lo lejos nada más al verme y cuando me tuvo cerca me soltó:

- Ayer pensé mucho en vosotros. Me reí tanto. Me asomé al balcón y vi a tu perrita a sus anchas tomando el sol, bien fresca ella, subida en la tumbona. Eso hace todas las mañanas mientras vosotros estáis fuera, trabajando. 

Y yo pensé: pobrecita Trufa, ¡qué perra es su vida!

martes, 1 de marzo de 2016

El baile semanal


Un teclado, de esos que hacen todo tipo de sonidos, acompaña a Omar, el hombre orquesta. Visiblemente emocionado saluda a la concurrencia. Recita las reglas: no se pueden mover las sillas, ni apartar lugares. Cuando completemos el aforo no entra nadie más. 


La música empieza a sonar. Las parejas se acomodan en la pista. 

La sala está casi llena, en las sillas reposan abandonados los abrigos y los bastones. El salón es un mar de cuerpos de cabecitas blancas que bailan y gozan a buen ritmo. Como toda la vida.
Yo, desde fuera, los observo emocionada y olvido la rabieta que me provocó la señora mayor que me empujó en el autobús. Ella, muy emperifollada, pasó por encima de mí jaloneando a un viejito que me pareció de cien años.

Ahora lo entiendo todo: no quería perderse ni un minuto su cita semanal en aquél salón, donde todos los martes mueve el esqueleto y goza como cuando tenía 15 primaveras. Yo también tendría prisa, tampoco correría el riesgo de quedarme afuera.

miércoles, 10 de febrero de 2016

No se mata la verdad matando periodistas



Veracruz. 2 am. Un comando armado entra en su casa. La localiza en su habitación. Se la lleva a la fuerza. Periodista levantada, dice la prensa. 

Al día siguiente: Hallado cuerpo en Puebla. Cadáver de mujer encontrado en carretera. Se confirma su identidad. 

Tiene las manos atadas a la espalda. No trae zapatos. Uno de sus pies está desnudo, el otro aún conserva un calcetín de colores brillantes. Alguien le bajó el pantalón gris, descubriendo así -a los ojos de cualquiera-, los muslos inertes y la ropa interior del color del luto. Una sudadera, también gris, le tapa sólo media espalda y una bolsa de plástico azul le cubre la cabeza. 

Conocemos todos esos detalles por la foto que publica la prensa, sin ningún pudor, ni respeto, también, a los ojos de cualquiera. Es ella, dicen. 

Anabel Flores Salazar, 27 años. Periodista en Veracruz. Dos hijos pequeños. Torturada, asesinada y abandonada en el km 1+580 de la carretera Cuacnopalan-Oaxaca, con dirección a Tehuacán, en Puebla...

miércoles, 3 de febrero de 2016

Sherlock Holmes


Barcelona. 02/02/2016. 17:35 hrs. El metro llegó a la estación, se detuvo. Los pasajeros que tenían que bajar, bajaron. Los que tenían que subir, subieron. Las puertas se quedaron abiertas de par en par. El motor se apagó y se quedó todo en silencio. 

Un manojo de niños, al menos cinco, salieron de un vagón y corrieron por el andén hacia la cabina del conductor. Un pequeñajo rubio, con gafas, regresó al vagón gritando y con el alma en un hilo:

- ¡Que no hay conductor! ¡Lo han asesinado o algo! 

Y luego volvió a gritar alarmado: ¡Que no hay nadie en la cabina! ¡Lo han asesinado!

Mientras el pequeño Sherlock Holmes corría en dirección contraria, de una cabina pequeña del andén salía el conductor: sonriente e intacto pero con la vejiga vacía...

martes, 19 de enero de 2016

"Presencia exterior mayestática"

Psss, como el edificio de 1847 es ya un vejestorio, que ha sufrido cambios e incendios a lo largo de su historia, vamos a dignificarlo y a darle potencia con unos anillitos. ¡Sí! Con 170 anillos esmaltados de más de un metro de diámetro y 18 cm de ancho distribuidos por toda su aburrida fachada. 

Un proyecto "magistral" del artista visual y escenógrafo Frederic Amat. 

Y así nos pasamos el patrimonio cultural e histórico por donde no suena. 

"Presencia exterior mayestática", para el gran Teatre del Liceu, le llaman a esto. ¡Qué horror!

sábado, 3 de octubre de 2015

Tesoro

Hoy un hijo estrena casa. Vacía cajones y revuelve armarios buscando con ansiedad y minuciosamente el posible tesoro escondido. No sabe que jamás lo va a encontrar. El tesoro que busca se ha ido esta mañana para siempre.

jueves, 25 de junio de 2015

Nuestra amada Guinness

En el cojín verde de cuadritos descansa ella. Con los ojos cerrados, la nariz y todo su cuerpo fríos. Lejos quedó la alegría de tenerla cerca siempre.

Casi ciega y aún sorda ahí estaba pidiendo un premio. Siempre.

Sonreía, sí, ella sabía cómo hacerlo, cuando volvíamos del paseo y pensaba en la latita de comida que se iba a devorar. No importaba que sus patas ya no hicieran demasiado caso, ella volvía siempre alegre a casa para recostarse en su sillón, para acompañarnos e iluminarnos la vida.

Hoy, mientras espero la carroza que la llevará a la eternidad, lloro.

Lloro pensando en lo felices que nos hizo. Lloro sabiendo que ya no estará más. También lloro encabronada porque los perros viven demasiado poco para tanto que nos dan.

Lloro aunque sé que tuvo una vida larga y feliz.

Lloro aunque la muerte se la llevó poquito a poco pero en paz y sin dolor.

Esta aciaga tarde, mientras Trufa me lame los pies, lloro porque el enorme y ajado corazón de nuestra amada Guinness dejó para siempre de latir.

viernes, 17 de abril de 2015

Ladrona de fuegos



Esta noche Eduardo, aunque acaba apenas de llegar, acudirá a una reunioncita. Lo ha invitado Gabo que, con su flor amarilla en el ojal, recuerda que hoy hace un año que llegó también a instalarse. Lo hizo de la mano de una elegante y huesuda señora, que lo dejó ahí, bien lejos de nosotros, aunque muy bien acompañado: días antes, y sin tocarse el corazón que no tiene, se había llevado también a Juan Gelman y a José Emilio Pacheco. 

Menuda señora ésta. Será muy elegante y todo lo que quieran pero es una vieja cabrona; una infame ladrona que nos roba los fuegos y nos va dejando, poco a poco y sin pausa, en la total oscuridad. 

viernes, 13 de marzo de 2015

Los toros alados de Nínive



Ilustración y texto publicados en Boreal

Dos toros alados surcaban el cielo, observaron el mundo desde aquellas alturas y decidieron posarse para siempre en las puertas de un palacio. Eran dioses hermosos, de cuerpo rotundo y poderosas alas. Sus elegantes rostros eran humanos, de hombres sabios de larguísimas barbas.

Escoltando ese palacio vieron pasar el tiempo, hieráticos y bellos, con la paciente calma de sus enormes cuerpos de piedra.

Durante miles de años llenaron de belleza y gloria la ciudad de Nínive. Primero fueron adorados por los moradores de la ciudad. Los protegieron bajo sus alas, cobijados por su enormidad y su fe. Tiempo después fueron memoria labrada de aquel tiempo remoto.

No volaron más, no había hecho falta nunca. Hasta hace unos días en los que la desgracia los sorprendió tocando con fiereza las puertas del palacio. Y entonces sí volaron. Lo hicieron en mil pedazos, sucumbiendo ante el terrorífico poder de martillos y taladros en manos de una fanática, ciega y enardecida cuadrilla. A golpe y porrazo dejaron su gloria, su memoria y los rastros de aquél tiempo lejanísimo, reducidos a polvo.

Nos dejaron en su lugar solo silencio y un profundo e irreparable dolor, aquí, en el mero centro de las raíces de la humanidad.

Lola Zavala.

martes, 20 de enero de 2015

Reencarnación


Hay quien cree que la reencarnación es posible. Que se puede ser a veces un príncipe, otras un mendigo. Que se puede ser mujer en algún siglo y renacer como hombre unos años más tarde. O como cucaracha, o como cisne. O quizá renacer en hormiga o en cigarra. 
A veces nos llega una prueba divertida (casi casi irrefutable) de aquellas creencias: Circula en twitter esta foto. En ella se ve a Albert Einstein acompañado de Mileva Marić, la mujer que fue su esposa durante 15 años. Todo parece indicar que la señora Marić, después de morir en 1948, reencarnó en Andrés Manuel López Obrador en 1953.

miércoles, 12 de noviembre de 2014

Alta tecnología


El libro electrónico cayó al suelo de manera estrepitosa aunque, aparentemente, no sufrió daños. Sin embargo, todas las historias que contenía se revolvieron. Se mezclaron unas con otras y, como era de esperarse, cambiaron todos los finales. Un asesino, que estaba a punto de ser atrapado, consiguió escapar como nunca lo hubiera imaginado su autor: tranquilamente, y aprovechando el batacazo, se cambió de libro. 

Alta tecnología / Lola Zavala

miércoles, 15 de octubre de 2014

El boceto

En el despacho, un ingeniero estructurista tiembla como un flan: observa con terror que se acerca el arquitecto. El ARQUITECTO, que trae en su mano el fatídico boceto para su próxima genialidad, le entrega esto:


Y el ARQUITECTO, Frank Gehry, firmó esto:



jueves, 9 de octubre de 2014

Surrealismos


Ayer fue surrealista. Nombrábamos en la Plaza Sant Jaume de Barcelona, uno a uno, a todos los desaparecidos, asesinados y ultrajados, de Ayotzinapa. Detrás de nosotros, en la misma plaza y al mismo tiempo, otro grupo se rasgaba ruidosamente las vestiduras por el asunto del perro, sin mostrar ninguna empatía, ni solidaridad hacia nuestro acto. Hubiera bastado con que guardaran silencio mientras se terminaban de decir los nombres. Cuando acabamos se acercaron, pero exclusivamente para pedirnos en préstamo el megáfono.

martes, 26 de agosto de 2014

Tributo a Cortázar


Instrucciones para acariciar el alma


Siéntese cómodamente. Abra un libro de Julio Cortázar. Empiece a leer. Deje que las palabras empiecen a caminar. Note cómo le acarician con sus pequeñas y traviesas patitas. Respire profundamente en cada pausa. Prosiga. Sienta cómo el placer le inunda el alma suavemente. Sienta la pluma del cronopio mayor deslizarse por su cerebro.

Sonría: la ansiada caricia ha llegado.

Y cuando tenga el alma echa jirones, vuelva a empezar por el principio. Verá cómo regresa la magia. Las heridas cerrarán y la sonrisa volverá a aparecer, limpia, fresca y llena otra vez de luz.


De los remedios para el alma / Lola Zavala
Tributo a Cortázar a 100 años de su nacimiento.

martes, 10 de junio de 2014

Crónica del encuentro imaginario, o no, entre Antoni Gaudi y Josep María Subirachs

Cada mañana, el bullicio lo despierta. El letrero que reza "Aquí descansan los restos de..." le da hasta risa. Menudo descanso eterno el mío, piensa. Cada mañana venga la marejada de turistas, flashes, alboroto y harto ruido. El estruendo de la obra -que avanza cada día imparable- lo halaga, pero el taconeo y el vocerío de los visitantes no lo deja pensar ni concentrarse. Miles de lenguas suenan a la vez. Cada año traen un aparato electrónico diferente y cada vez es más extraño. Ya no sabe a qué vienen, si ni miran nada que no sea sus aparatitos (eso sí, cada día más pequeños).
En abril de este año llegó por fin Josep María a acompañarlo. Hacía tiempo que Antoni esperaba el momento de su llegada. Lo había observado montar esa fachada piedra a piedra. La encontró angulosa, con demasiadas líneas rectas. Gris.
Se sentaron a intentar charlar.
Josep María, temeroso, no sabía qué decir. Por fin estaba frente a su muy admirado y queridísimo maestro. Antoni fue el primero en abrir la boca y lo único que atinó a decirle antes de soltarle un tortazo fue:
- ¿Cubista? ¿En serio?...
Luego vino el abrazo. Al fin y al cabo Antoni siempre ha sido un hombre piadoso. Y después de tantos años, le confiesa, se ha acostumbrado también a esa fachada y hasta ha llegado a pensar que le gusta.
........................................................................................................
Crónica del encuentro imaginario, o no, entre Antoni Gaudi (1852-1926) y Josep María Subirachs (fallecido recientemente, el 7 de abril de 2014) /Lola Zavala
Recordando a Antoni Gaudí a 88 años de su fallecimiento.

viernes, 9 de mayo de 2014

El ángel caído



Esta tarde de regreso a casa me encontré con un chico-ángel. Era delgado como un fideo, tenía el pelo largo y lacio como un domingo sin sol. Caminaba distraído y tenía el semblante triste. Vestía unas ropas oscuras que pasaban del gris rata al negro, negrísimo, de unas alas enormes que sobresalían de sus zapatillas deportivas. Se ve que no le funcionaban porque en vez de volar viajaba en metro como cualquier mortal. 

lunes, 28 de abril de 2014

El viudo del parque.





Te espero en el parque
sentado en una banca
detrás de nuestro árbol. 

Cada mañana. 
Sin falta. 
Yo espero. 
No vienes.
No vendrás nunca más. 

miércoles, 23 de abril de 2014

El dragón vegetariano

El dragón de la leyenda de Sant Jordi, murió derrotado por el caballero. Era un dragón malvado que tenía la mala costumbre de comerse a las personas. Una cada día, sin miramientos y sin tocarse el corazón. Cuando el caballero Jordi lo mató, de su sangre surgió un frondoso rosal color carmín.

El dragón de este cuento, tenía el mismo destino que aquél feroz pariente suyo. Pero su suerte dio un vuelco, primero porque era vegetariano, segundo porque no era nada feroz y tercero porque era un romántico que ofreció dar su sangre para llenar el pueblo de rosas cada 23 de abril. Lo ofreció así porque secretamente amaba a la princesa y tenía el plan de formar con ella una familia de la que surgiría una nueva especie de humanos-reptiles. No pudo ser. A la princesa le pareció que era un dragón poco agraciado y maloliente. Y eso que él prometió lavarse religiosamente los dientes y las axilas, cada día, con jabón y sin falta. Ni así. Pero salvó la vida, vive retozando y comiendo hierbas y flores. No puede volar, pues le sobran muchos kilos. Es lo que tiene, bien dicen por ahí que las penas con pan son menos. Y este dragón así evita la tristeza y batalla contra su mal de amores. Sus eructos, son extraordinarios, no apestan y llenan de rosas rojas por allá a donde va. Él se queja un poco, las espinas le causan heridas en las encías...

¡Feliz Sant Jordi!

martes, 25 de febrero de 2014

Estefana y Jacinto


Foto: Roberto García Ortíz / La Jornada
Ella se llama Estefana Gómez Vázquez y tiene 97 años. A su lado está Faustino Jacinto Vázquez, su marido, de 99. Él se enamoró de ella desde la primera vez que escuchó su nombre. Así que caminaba durante dos horas para ir a visitarla. Llevaba encima sus únicas propiedades: un viejo y roto sombrero de palma y la ropa que traía puesta, toda manchada de carbón. ¿Me quieres aún así Estefana? - preguntó el galante muchacho. Ella dijo que sí. Entonces el 15 de septiembre de 1932, Faustino se la robó. Así se usaba en aquél tiempo. Un mes más tarde legalizaron su unión, pues el padre de Estefana estaba muy preocupado. 

Han transcurrido 81 años desde entonces. Han pasado muchas penurias, pero también alegrías. Comieron quelites, frijoles y tortillas, a veces casi nada; ella lavó ropa ajena, él fue de trabajo en trabajo, perdieron a 4 hijos, pero nunca les faltó el amor. 

Su familia está ahora formada por 204 personas: 11 hijos, 65 nietos, 110 bisnietos y 18 tataranietos. Casi todos viven en Villa del Carbón. 

Todos esperan y preparan con ansias la gran fiesta que le harán a Faustino, que este año cumplirá un siglo de vida. El celebrará, además, los 82 años que ha compartido con la mujer de su vida: Estefana. 

Estefana y Jacinto / Lola Zavala
--------------------------------------------------------------------------------------------------------
Historia inspirada en una nota de la contraportada de La Jornada del 25/02/2014

domingo, 16 de febrero de 2014

Señal

Foto ganadora del World Press Photo 2014 / John Stanmeyer

De fondo la noche, el mar a los pies. En el alma sus familias. En la esperanza el encuentro exitoso de ese tenue y frágil hilo de comunicación que los contacte con ellas en el extranjero. Son africanos, son migrantes. Son sombras en una playa de Yibuti. Proceden de Etiopía, Somalia y Eritrea y recorrerán el peligroso y desesperado camino que -sueñan, desean- los llevará hacia una vida mejor en Oriente Medio o en Europa.

martes, 11 de febrero de 2014

Y la herida sigue sangrando

No lo encontraron muerto. Lo encontraron matado. Una diferencia que sigue partiendo el alma, que hace aún más honda, si cabe, la herida. #NiUnoMas

El domingo 6 de abril fui a bordar a la Ciudadela, en Barcelona, en su memoria y por la paz de México. 

Ni uno más

Los enemigos que brotan a diario como espejos, las preguntas como heridas, la impotencia en la piel, las balas en la nuca, la violencia en las calles, las cabezas separadas de los cuerpos, los cuerpos tendidos e inertes como el frecuente escenario de nuestro país herido. El dolor, el espanto, la pena, el horror, el miedo que se apodera de todos. 
Nadie está a salvo. 
El llanto derramado, las palabras que no curan, las palabras impresas informando, los periodistas muertos al pronunciarlas, al escribirlas, los reporteros muertos haciendo su trabajo; el gobierno inútil que no puede con ello, que se equivoca y en su andar nos aniquila.
Las armas que nos hacen llegar desde el otro lado, la droga que todo lo pudre. Los negocios sucios y sus luchas intestinas, la pérdida de moral y de respeto hacia todo, el valor insignificante de la vida, la terrible sensación de que esto no acabará nunca, que no tiene solución.
Este dolor profundo, constante, estas ganas de gritar que esto pare y conseguirlo, que no sea una costumbre que cada mañana la cifra de muertos y de terror siga creciendo, imparable, grotesca, repugnante. Tenemos una guerra sin rostro definido, en la que el peligro nos acecha a todos, agazapado en cualquier rincón. 
Tenemos miedo, la esperanza cada vez más rota, el corazón cada vez más triste. El país herido, sangrando cada día un poco más, sin encontrar quien lo zurza. México se desangra frente a todos. ¿Cuántos litros más de sangre harán falta para que esto se acabe? 

Ni uno más / Lola Zavala

domingo, 2 de febrero de 2014

Oda al tamal



A falta de maíz se conforma con un abrazo. Aunque sea sin carnita.
Oda al tamal / La Candelaria en el exilio / Mi reino por un tamal
Lola Zavala

domingo, 19 de enero de 2014

KH7




Compró KH7 y lo dejó al alcance de su fantasma. ¿Qué es eso de asomarse a medianoche, ocioso y sin aviso? Y venga a dar vueltas. Y venga a hacer ruido. Y venga a tirar besos que gotean por la llave de la cocina. Y venga a pasearse por toda la casa sin hacer nada. Si el fantasma quiere seguir aquí, jodiendo, que agarre un trapo y se ponga a hacer algo productivo. 
KH7 / Lola Zavala

sábado, 18 de enero de 2014

Micros de otros / Costumbres raras, Daniel Frini





— ¡Ahí viene otra vez! ¡Escóndanse! — dijo el sapo más viejo
— ¡Te llena la jeta de saliva! — acotó un sapito
— ¡Repugnante! — sentenció el sapo educado
La princesa, etérea y radiante, iniciaba su ronda habitual de besos.
Costumbres raras / Daniel Frini

miércoles, 15 de enero de 2014

Round I

Mientras tú y yo nos buscamos tímidos y desnudos entre sábanas revueltas, nuestras ropas se enredan sin pudor a los pies de la cama.
Round I / Lola Zavala

domingo, 12 de enero de 2014

Anuncio clasificado:

Se busca amigo cubano porque el que teníamos se marcha a Miami.
Requisitos indispensables: que le gusten la buena mesa y el buen vino. Que sea simpático y gran conversador. Que se sepa buenos chistes y que tenga un gran corazón.
Edad: entre 40 y 50 años.
Y si sabe bailar, mejor. Que por pedir, no quede.
Razones aquí.
Gracias.

martes, 7 de enero de 2014

El vecino de arriba

Ella se puso el abrigo, se colgó el bolso al hombro y se marchó para siempre. Sus besos se quedaron olvidados en el sofá, dieron vueltas por la sala, errantes y sin dueño. Se escaparon por la ventana.
Al día siguiente Juan -el amargado de arriba- por más que lo intentó, no pudo quitarse la sonrisa y el amor que sintió durante toda la jornada, producto de aquellos besos ajenos que lo arroparon, durante toda la noche, mientras dormía.
El vecino de arriba / Lola Zavala

jueves, 24 de octubre de 2013

Micros de otros / La caracola, Ramón Gómez de la Serna







Al ponernos al oído aquella caracola escuchábamos ruido de mar y gritos de náufragos. 
La caracola / Ramón Gómez de la Serna

Micros de otros / Felinos, Raúl Brasca



Algo sucede entre el gato y yo. Estaba mirándolo desde mi sillón cuando se puso tenso, irguió las orejas y clavó la vista en un punto muy preciso del ligustro. Yo me concentré en él tanto como él en lo que miraba. De pronto sentí su instinto, un torbellino que me arrasó. Saltamos los dos a la vez. Ahora ha vuelto al mismo lugar de antes, se ha relajado y me echa una mirada lenta como para controlar que todo está bien. Ovillado en mi sillón, aguardo expectante su veredicto. Tengo la boca llena de plumas.
Felinos / Raúl Brasca

La pareja del parque







Compartiendo la mañana en el ocaso de sus vidas, viviendo el otoño que les hace juego y el amor que perdura desde hace más de cincuenta años. 

viernes, 18 de octubre de 2013

Romeo el perro

Este perrito es Romeo, mi vecino. Es un can chaparrito, larguirucho y paticorto. Tiene una gran perronalidad, es simpático y muy seductor. Posee una admirable autoestima, cuando paseo con Guinness, siempre se acerca y le coquetea conquistador, sin importarle que ella es cuatro veces más grande que él. Es un perrito de mirada inteligente y sonrisa fresca. Esta mañana lo vi esperando alegremente a que su dueño saliera del supermercado. Y aproveché el momento para tomarle esta foto. 
A ver si un día consigo acercarme más a él para ver el nombre que aparece en su placa, aunque sería una decepción descubrir que no se llama Romeo, ese nombre le queda que ni mandado a hacer.

sábado, 12 de octubre de 2013

Barcelona, 12 de octubre

Imagen aérea de la Plaça Catalunya en el momento de la concentración del 12 de octubre. Alberto Salas

Y retiembla en sus centros Barcelona...se escucha el vigilar de los helicópteros, suena el despliegue policial en sus arterias, vemos el ondear de muchas banderas, escuchamos las distintas voces y consignas. Unas banderas marchan juntas, otras separadas. Y unas cuantas más dan hasta miedo. Los tan peligrosos nacionalismos anidan en los extremos, aquellos en donde no caben los demás, los otros, los que opinan distinto.

Los manifestantes han desplegado en el paseo de Gràcia una bandera de cien metros, mitad española y mitad catalana.Toni Garriga/Efe

Tres autocares llenos de fascistas han llegado a la Plaza España de Barcelona. LV/ Albert Domènech


miércoles, 9 de octubre de 2013

El ecce caballito




La lustrosa cara del jinete que monta al pobre caballito, ahora orinado de manera irregular por el ácido nítrico, no deja lugar a dudas de que es un sonriente y arruinado Borbón. 





Lo siguiente será llamar con urgencia a Cecilia Giménez, para que termine de "arreglar" el estropicio.


Ya no se llamará "El Caballito", ahora será "El ecce caballito".


Y Manuel Tolsá se volverá a revolcar en su tumba.


miércoles, 2 de octubre de 2013

2 de octubre, no olvidamos



Un miércoles, 2 de octubre como hoy, hace cuarenta y cinco años, una plaza repleta de estudiantes, obreros y maestros, fue iluminada por cuatro luces de bengala. Tras ellas vinieron el horror, el terror, muchos hombres de guante blanco y cara de perro, inmensos tanques asesinos y helicópteros que escupían balas y fuego contra la multitud. En la plaza de Tlatelolco había mujeres, hombres, jóvenes y viejos, también había niños pequeños, algunos aún en la barriga de sus madres y cuya vida terminó sin haber siquiera nacido, arrebatada cruelmente por una bayoneta que mandó el gobierno. Los militares estaban fuertemente armados, los civiles sólo iban armados de razones y palabras. Las balas resonaron, los alaridos también. La sangre tiñó de rojo el suelo, las paredes, las manos de los heridos y las ropas de los muertos, muchos muertos. Probablemente también la de los desaparecidos que aún hoy no hemos encontrado. También tiñó nuestra memoria para siempre. 

Dos de octubre, no olvidamos, sería imposible.

Dos de octubre, ni perdón, ni olvido.